Business

Aeroflot gana 182,4 millones de euros en 2019 frente a las pérdidas de un año antes

Aeroflot - Russian Airlines. 13th January 2020. Photo: Clément Alloing. Aeroflot - Russian Airlines. 13th January 2020. Photo: Clément Alloing.

Los ingresos de la aerolínea se situaron el año pasado en 677.881 millones de rublos (9.148 millones de euros), lo que representa un incremento del 10,8% con respecto a 2018, mientras el beneficio bruto de explotación o ebitda alcanzó los 168.924 millones de rublos (2.280 millones de euros), un 11,5% más.

MOSCÚ, Rusia. 3 marzo, 2020 (EFE) — La aerolínea rusa Aeroflot obtuvo un beneficio neto de 13.512 millones de rublos (182,4 millones de euros) en 2019, frente a los 55.694 millones de rublos (752 millones de euros) de pérdidas que registró en el ejercicio anterior, informó la compañía. Los ingresos de la aerolínea se situaron el año pasado en 677.881 millones de rublos (9.148 millones de euros), lo que representa un incremento del 10,8% con respecto a 2018, mientras el beneficio bruto de explotación o ebitda alcanzó los 168.924 millones de rublos (2.280 millones de euros), un 11,5% más.

El viceconsejero delegado de Aeroflot para el Comercio y las Finanzas, Andréi Chijanchin, señaló que el grupo logró en 2019 aumentar el tráfico de pasajeros hasta 60,7 millones, lo que impulsó los ingresos. “Los resultados de 2019 deben verse en el contexto de una serie de factores externos. El año comenzó con unos precios del combustible constantemente elevados y presiones del tipo de cambio sobre el componente de nuestros costes que no está en rublos, lo que afectó nuestros resultados en el primer trimestre”, indicó.

En el segundo trimestre, añadió, Aeroflot observó una subida en los costes del combustible tras el cierre del espacio aéreo de Pakistán, que provocó tiempos de vuelos más largos a destinos como Tailandia, la India y Vietnam, y provocó menores cifras de pasajeros en esas rutas. En la temporada de verano el grupo no pudo repetir los buenos resultados de la misma época de 2018, cuando Rusia acogió el Mundial de fútbol, pero aún así consiguió mejorar su operatividad debido a la gran demanda en los meses estivales y una reducción sustancial de las pérdidas en el cuarto trimestre.