Lula da Silva en sede del Sindicato de los Metalúrgicos de la región metropolitana de São Paulo. REUTERS