Varios trabajadores operan en la Bolsa de Nueva York, EE.UU. | EFE/Justin Lane/Archivo