Inspiring

¿Cuáles son las diez películas más representativas para la generación “millennial”?

Ryan Gosling (Sebastian) y Emma Stone (Mia) interpretan a los soñadores de La La Land. Foto: Cortesía Dale Robinette/Lionsgate

Cada generación ha tenido sus películas y libros de referencia. En el caso de los “millennials”, la generación nacida entre finales de los 80 hasta el año 2000, el cine cambió y se reinventó para ellos en distintos aspectos.

MADRID, España. 22 sept. 2018 (EFE) — Desde “Toy Story” hasta “Ready Player One”, pasando por “The Dark Knight” (El Caballero Oscuro) o “La La Land”, hacemos un repaso por los filmes más representativos para la generación del milenio. Cada generación ha tenido sus películas y libros de referencia. En el caso de los “millennials”, la generación nacida entre finales de los 80 hasta el año 2000, el cine cambió y se reinventó para ellos en distintos aspectos.

Todos estos jóvenes pueden entenderse mediante un recorrido, desde la infancia hasta la edad adulta, a través de los éxitos cinematográficos que más les marcaron que aquí presentamos.

TOY STORY. Los niños de la generación “millennial” pudieron disfrutar de la que fue la primera película en animarse por completo de manera digital, “Toy Story”, que se estrenó en el año 1995. Además de eso, su historia hacía sentir identificados a los pequeños de esa época, e incluso a sus padres, en una trama en la que los juguetes tenían vida y sentimientos. En el filme también se reflexionaba sobre valores como la amistad y el sentido de la pertenencia, a la par que se profundizaba en la rivalidad y en la importancia del “efecto novedad”.

Sin duda, este clásico, dirigido por John Lasseter, marcó un antes y un después en la historia del cine de animación, y supuso un éxito en la colaboración entre las grandes de esta industria: Disney y Pixar, iniciando toda una saga y dando lugar a una gran franquicia.

HARRY POTTER. A la saga de libros creados por la imaginación de la escritora británica J.K. Rowling se le atribuye el mérito de haber mantenido, no solo a la generación “millennial”, sino a todos sus allegados, apegados al hábito de la lectura. Con estos antecedentes, no es de extrañar que las películas que trasladaron las aventuras del niño mago a la gran pantalla tuvieran una enorme repercusión. La primera de ellas se estrenó en 2001. La última, en 2011.

De momento son un total de 8 películas (sin contar las nuevas entregas de la saga “Animales Fantásticos”), cuyos personajes crecían y maduraban a la par que lo hacían los “millennials” que acudían, año tras año, a las pantallas cinematográficas. Esa fue quizá una de las claves del éxito: una historia que empezaba siendo infantil, para volverse después adolescente y adquirir al final matices muy adultos. Siempre, en consonancia con la edad en aumento de la mayoría de su público.

CHICAS MALAS (MEAN GIRLS). Esta comedia adolescente de 2004 podría haber sido una de tantas películas de la factoría de Hollywood para jóvenes que pasase sin pena ni gloria. Sin embargo, tener como protagonista a una “chica Disney” como Lindsay Lohan, y a actrices cuya carrera ha alcanzado cotas de fama interesantes como Amanda Seyfried y Rachel McAdams, hizo de “Mean Girls” una cinta que hoy podría considerarse casi “de culto”.

Tal vez la clave estuviera en su historia que, para muchos de estos jóvenes, reflejaba la realidad del momento: la importancia de la popularidad y el conflicto con el amor y la amistad, la adaptación de los adolescentes que llegan nuevos a un instituto, o incluso el acoso escolar. Y es que aquella escena en la que se explicaba cómo estaban dividas las mesas del instituto según los grupos o tribus urbanas propias de la época, ha pasado a la historia como un hito inolvidable.

“V” DE VENDETTA. Una de las películas que hizo madurar a toda esta generación, basada en la novela gráfica de Alan Moore. “V for Vendetta” (2006), se encontró con todo un grupo de adolescentes que, ante la gran pantalla, tuvieron la oportunidad de reflexionar sobre la importancia de los ideales y los principios. Con una protagonista que, como ellos, pasaba de tener una vida normal en la que intentar encajar, a ser capaz de morir por sus ideas. Con un héroe, tal vez antihéroe, reflejando el valor de los símbolos.

Y ofreciendo imágenes sobre la dictadura y la censura; o planteando cuestiones sobre la libertad, la rebelión, o la justicia. Muchos de aquellos a los que les pilló jóvenes en su estreno, la han vuelto a ver en su edad adulta. Y parte de los movimientos de protesta juvenil han tomado la máscara de Guy Fawkes, que lleva “V” en la historia, para usarla como simbolo en las protestas (y no tan juveniles porque, de hecho, es el icono que utilizan grupos como “Anonymous”).

CREPÚSCULO (TWILIGHT). La mayoría de “millennials” se encontraban entre la pubertad y la adolescencia cuando los libros de Stephanie Meyer se adaptaron al cine, entre 2008 y 2012, dando lugar a cinco películas que supusieron un éxito en taquilla, rescataron el mito clásico de los vampiros convirtiéndolos en ídolos juveniles, y consagraron el género romántico de “triángulos amorosos”.

Bella Swan (Kristen Stewart) se convirtió entonces en el icono femenino al encarnar a la protagonista absoluta de una historia que tuvo tantos fans como detractores pero que, sin duda, está muy presente en el arte, tanto cinematográfico como literario, de la última generación del milenio.

EL CABALLERO OSCURO (THE DARK KNIGHT). Ni los superhéroes, ni el propio Batman, eran nada nuevo en 2008. Sin embargo, “The Dark Knight” ha logrado la consideración de “película de culto” dentro del género, traspasar las barreras que la encapsulaban dentro de un sector, para extenderse al público general, y lograr ser aclamada por la crítica.

Además de marcar un antes y un después en la forma de crearse y entenderse este tipo de filmes, también sirvió para mitificar al “Joker” de Heath Ledger, que recibió un Óscar póstumo en 2009, lo que consagró todavía más a “The Dark Knight”. Quizá por todo esto, muchos “millennials” de los que vieron la película en su adolescencia, sientan predilección por el hombre murciélago y el payaso como héroe y villano a los que encarnar.

TOY STORY 3. ¿Recuerdan con qué película comenzaba esta lista? A diferencia de otras sagas, que pueden agruparse para comprender su impacto entre los “millennials”, en el caso de “Toy Story” hay que dividir la primera entrega de la tercera. Y es que mientras que la película de 1995 conectaba con los infantes de aquella generación, “Toy Story 3” se reencontraba con ellos en 2010, quince años después. Ya no eran, por tanto, tan niños… Pero no por ello el filme resultó menos importante.

Porque la realidad es que “Toy Story 3” no es simplemente una historia sobre un joven universitario que tiene que deshacerse de los juguetes de su niñez: representa como los miembros de la generación “millennial” abandonan su etapa de juventud para enfrentarse a la vida adulta.

LOS JUEGOS DEL HAMBRE (THE HUNGER GAMES). Si “Harry Potter” se encontró con los niños “millennials”, y “Twilight” se encargó de ellos en su adolescencia, “The Hunger Games” recogió el testigo cuando muchos de ellos se acercaban a la edad adulta, o se encontraban en la etapa más madura de su adolescencia, con cuatro películas entre 2012 y 2015.

Sin embargo, la historia de Katniss (Jennifer Lawrence), debido a que, al igual que el niño mago, madura conforme avanza la trama, y al oscuro ambiente que hay desde su inicio, trascendió más allá de ser un clásico juvenil y logró ganarse a parte del público adulto. Para muchos, su protagonista supuso un antes y un después en cómo son concebidos los personajes femeninos con poder, más allá de los estereotipos de género.

LA LA LAND. Galardonada con varios Óscar por la Academia de Hollywood, aclamada por público y crítica y considerada por algunos como “un retrato de la generación ‘millennial’”. Así es “La La Land”, una película musical que supuso un éxito en taquilla en 2017, y gustó a los miembros de la generación digital (y al resto también, para qué engañarse).

Seguramente se trate de cómo refleja lo duro de la vida de aquellos que quieren luchar por el trabajo de sus sueños, en una sociedad que lo que más valora es la cantidad de títulos universitarios o que trata de imponer la meta de un empleo estable por encima de dedicarse a lo que uno le gusta. Y, además, la relación entre los protagonistas invita a la reflexión.

READY PLAYER ONE. Una de las películas más esperadas de este año, basada en un libro que perteneció a otras generaciones, pero que en la gran pantalla se ha adaptado para estar en consonancia con los “millennials” y sus sucesores, sin olvidarse de generaciones anteriores es “Ready Player One”.

La importancia de los “eSports”, la presencia de personajes de los videojuegos del momento como Trazer de “Overwatch”, la inmersión en los juegos como hobbie e, incluso como modo de vida de los jóvenes (hasta se habla de “streamers” que retransmiten sus partidas, como ocurre hoy en día), la hacen una representación más que relevante del sector.