Negocios

Museo en Estados Unidos está dedicado a la más grande colección de muñecos cabezones

In this Jan. 8, 2019 photo, bobbleheads from the "Star Wars" movies are displayed at National Bobblehead Hall of Fame and Museum in Milwaukee. The new museum will have on view more than 6,500 figures of athletes, mascots, celebrities, animals, cartoon characters, politicians and more. (AP Photo/Carrie Antlfinger)

El Salón de la Fama y Museo Nacional de los Cabezones en Milwaukee abrió sus puertas recientemente y es creación de los amigos Phil Sklar y Brad Novak, quienes comenzaron a coleccionar los “bobbleheads” hace 16 años.

MILWAUKEE, Wisconsin, EE.UU. 6 feb. 2019 (AP) — Un nuevo museo en Estados Unidos exhibirá la que posiblemente sea la colección más grande de muñecos cabezones que se haya visto, donde se mostrarán más de 6.500 figurines de atletas, mascotas, celebridades, políticos y más. El Salón de la Fama y Museo Nacional de los Cabezones en Milwaukee abrió sus puertas recientemente y es creación de los amigos Phil Sklar y Brad Novak, quienes comenzaron a coleccionar los “bobbleheads” hace 16 años.

“Hemos apostado todo en esto”, dijo Sklar. Decidieron montar un museo y un negocio enfocado en los muñecos cabezones hace unos cuatro años, después de que dejaron sus empleos, Sklar en el sector financiero y Novak en ventas al menudeo. Desde entonces se han concentrado en los cabezones para obtener dinero, consiguiéndolos en tiendas de segunda mano o con donadores privados.

Los socios han juntado más de 10.000 cabezones, incluyendo uno de tamaño real y de personajes de las películas “The Wizard of Oz” y “Star Wars”, además de los primeros cabezones beisbolistas y futbolistas que salieron a comienzos de la década de 1960. Incluso tienen uno de Donald Trump cuando salía en el programa “The Apprentice” que dice “You’re fired” (“Estás despedido”) al presionar un botón. Algunas de las piezas estarán en exhibiciones especiales, por ejemplo si un día está de visita en la ciudad algún equipo deportivo.

El museo también incluye información sobre la fabricación de los cabezones y la gente que representan. La entrada cuesta 5 dólares. Sklar espera que el museo atraiga a personas que gustan de los “bobbleheads” y a gente “que busca algo divertido para hacer”.