Inspiring

Los millennials llegan a los puestos de mando: cómo trabajar con un jefe más joven

Mujer millennial leyendo un periódico.

La digitalización y el desarrollo de nuevas tecnologías ha provocado que los millennials, profesionales jovenes y con habilidades tecnológicas, asciendan en las empresas, llegando a dirigir a empleados con más edad y experiencia que ellos.

MADRID, España. 3 septiembre, 2018 (ElEconomista.es) — Los millennials ya mandan en las empresas. Muchos miembros de esta generación ya han accedido a puestos de mando en las empresas, transformando las relaciones laborales. Y es que tener un jefe más joven, una situación que hace unos años era excepcional, se ha convertido en una realidad. La digitalización y el desarrollo de nuevas tecnologías ha provocado que profesionales jovenes y con habilidades tecnológicas asciendan en las empresas, llegando a dirigir a empleados con más edad y experiencia que ellos.

El cambio generacional en los puestos directivos está favoreciendo que las entidades más tradicionales cambien su forma de gestión, gracias a sus conocimientos de las TIC y de las nuevas tendencias. Además, los departamentos liderados por profesionales jóvenes tienden a poner en práctica nuevas técnicas de trabajo, son flexibles a la hora de afrontar múltiples tareas y aportan más a la empresa desde el punto de vista de la digitalización.

Los millennials se caracterizan por ser un grupo poblacional enormemente preparado, con experiencia y estudios. Están revolucionado los departamentos directivos con ansias de diversificar, cambiar la dinámica de trabajo e introducir transformaciones sustanciales. Sin embargo, los empleados no siempre tienen una buena percepción de un jefe más joven. Su menor experiencia lleva a algunos empleados a considerar que no cuentan con la madurez necesaria para desempeñar funciones organizativas.

Conocer cómo trabajan los millennials y saber gestionar con ellos las relaciones en el trabajo es fundamental para adaptarse a esta nueva realidad y contribuir al buen funcionamiento de la compañía. Los expertos de The Valley han analizado las claves:

Adaptación al mundo digital

El empleado ha de formarse en las nuevas tecnologías, experimentarlas e integrarlas en su actividad laboral. Esto implica estar abierto al cambio que implican los nuevos tiempos. Además, los dispositivos digitales han transformado la comunicación en el seno de las compañías y se han convertido en instrumentos necesarios para relacionarse con el jefe. En este sentido, la formación en las TIC es fundamental y permite sacar el máximo partido a estos nuevos instrumentos.

Mentoría cruzada

Compartir con el jefe la experiencia propia no solo permite que el aprendizaje sea recíproco, sino que mejora las relaciones laborales y los resultados. Por ello, es importante que el empleado sea proactivo y aporte consejos. Cualquier jefe valora la ayuda de un colaborador y un millennial, también. Eso sí, hay que ser flexibles y comprensivos ya que, aunque pidan ayuda de manera estratégica, no siempre tienen porqué seguirla al pie de la letra.

Resultados para medir el trabajo

Los jefes más jóvenes tienden a valorar el trabajo tomando como referencia los resultados, en lugar de las horas de trabajo. De hecho, las nuevas medidas de conciliación de la vida personal y laboral de los empleados, como el teletrabajo, a veces eliminan la variable tiempo. Esto supone, a la vez, una gran oportunidad para fijarse uno mismo los horarios y una mayor responsabilidad de cara a obtener los resultados fijados.

Trabajadores multitarea

Ya no solo vale con dominar una actividad concreta en el trabajo. La digitalización y la llegada a los puestos directivos de sus abanderados, los millennials, conllevan la diversificación de tareas de los empleados. Es por ello, que los cursos de formación y la disposición ante los nuevos métodos educativos se han convertido en aspectos fundamentales en las nuevas formas de trabajo.