Books

Un libro desnuda a “Los dueños de la pelota”, los que controlan el deporte en Argentina

Moyano, Angelici y Tapia en el Argentina-Perú de La Bombonera (Foto: Getty).

El autor del libro “Los dueños de la pelota”, Federico Yañez, explicó en una entrevista con Efe que los directivos más poderosos del deporte en Argentina tienen, en general, tres cosas en común: mucho dinero, ambición y un gran ego. En la foto aparecen tres de ellos: Moyano, Angelici y Tapia.

BUENOS AIRES, Argentina. 27 ene. 2019 (EFE) — Los doce hombres más poderosos del deporte en Argentina fueron expuestos en ‘Los dueños de la pelota’, un libro recientemente publicado que contiene las biografías de quienes controlan o tienen gran injerencia en los clubes, las federaciones y las asociaciones deportivas más importantes. El autor del libro, Federico Yañez, explicó en una entrevista con Efe que los directivos más poderosos tienen, en general, tres cosas en común: mucho dinero, ambición y un gran ego.

‘Los dueños de la Pelota’ (Aguilar) comienza con las biografías de Agustín Pichot (excapitán de Los Pumas y vicepresidente de la Federación Internacional de Rugby), Carlos Mac Allister (exfutbolista y hasta hace poco secretario de Deportes de Argentina) y Fernando Aguerre (presidente de la Asociación Internacional de Surf). También están Juan Ignacio ‘Pepe’ Sánchez (exbaloncestista campeón olímpico y fundador de Bahía Basket), Horacio Muratore (presidente de la Federación Internacional de Baloncesto) y Gerardo Werthein (presidente del Comité Olímpico Argentino y miembro del Comité Olímpico Internacional).

Los representantes del fútbol son los presidentes de Boca Juniors (Daniel Angelici), River Plate (Rodolfo D’Onofrio), Independiente (Hugo Moyano), Racing Club (Víctor Blanco), San Lorenzo (Matías Lammens) y el de la Asociación del Fútbol Argentino (Claudio ‘Chiqui’ Tapia). “El ego juega una porción fuerte. Quieren ser protagonistas. Sacando a tres de los doce —Agustín Pichot, ‘Pepe’ Sánchez y Carlos Mac Allister— el resto no fueron deportistas de elite. Me parece que ahora lograron, porque lo buscaron, ser ellos los protagonistas”, explicó Yañez.

Para este periodista es “indispensable” tener mucho dinero para llegar a un cargo importante en el ámbito del deporte, por el tiempo que hay que dedicarle al club o a la federación. Las biografías incluyen datos familiares y personales, pero están centradas principalmente en la forma en que estos doce hombres lograron tener poder dentro del deporte. También aparecen en el libro testimonios de otros directivos importantes que hablan de los protagonistas.

“Trato de contar todo. No me interesa bajar línea ni ponderar o machacar con el dedo levantado. Muchas veces la información habla por sí misma y las voces disidentes también. Me parece que es interesante escuchar a las voces disidentes”, dijo Yañez. “Tenía preconceptos con quienes parecen los más malos de todos: Moyano, Tapia, D’Onofrio o Angelici, pero me cambió, no porque piense que son (José de) San Martín, sino porque entendí ciertas lógicas que hacen a la situación que tienen. Más que librarme de preconceptos, hacer el libro me sirvió para entenderlos”, aseguró.

Yañez afirmó que, salvo “algunas excepciones”, la mayoría de los directivos utilizan el deporte para “acumular poder”. “(El presidente de Argentina, Mauricio) Macri es como el emergente más grande de este tema. Es un tipo que a través del deporte construyó una carrera política y llegó a la Presidencia. Todos tienen alguna veta, algunos buscan cariño y otros aprovechan para sumar poder y para construir una carrera, que no es nada malo, pero está bueno que se entienda”, aseguró.

Para Yañez, el que los doce personajes más poderosos del deporte argentino sean hombres no es una casualidad. No hay ninguna mujer en un cargo importante porque los hombres que tienen y ejercen el poder “no las dejan”. “No creo que pase por una cuestión de falta de ganas de involucrarse. Me parece que las mujeres tienen vocación dirigencial, pero los hombres no las dejan”, alertó. También instó a revisar las comisiones directivas de la mayoría de los clubes del país. “Están llenas de políticos, de jueces y de sindicalistas, pero hay muy pocas mujeres”, señaló.

Sin embargo, remarcó que esto es algo que ocurre “a nivel mundial”. “Hay hombres que trabajan para que eso no suceda, por miedo o por ambición. A aquellas mujeres que lleguen a esos puestos de poder las van a escrutar con mucha más brutalidad que a un hombre, pero me parece que en algún momento va a pasar. No sé cómo, no sé cuándo ni en qué términos, pero va a pasar. Va a pasar sobre todo porque las mujeres quieren que pase”, concluyó.