Featured

Proyecto de ley en Nueva York busca prohibir las amenazas de deportar a los empleados

Public Advocate Letitia James talks to the press on May 8, 2018. (Andrew Savulich/New York Daily News)

En Nueva York, donde el Departamento de Trabajo dice que en los últimos tres años ha investigado al menos 30 casos de amenazas a trabajadores por su estatus inmigratorio, la fiscal general Letitia James (en la foto) exhortó a la legislatura a modificar la ley para que quede claro que tales prácticas son ilegales.

NUEVA YORK, EE.UU. 6 feb. 2019 (AP) — Para la gente que reside en Estados Unidos sin autorización, quejarse de un sueldo atrasado suele tener un costo grave: la deportación. Las autoridades y activistas dicen que desde la elección del presidente Donald Trump en 2016, hubo un aumento en los informes sobre jefes inescrupulosos que amenazan con denunciar a los trabajadores a las autoridades de inmigración.

En Nueva York, donde el Departamento de Trabajo dice que en los últimos tres años ha investigado al menos 30 casos de amenazas a trabajadores por su estatus inmigratorio, la secretaria de Justicia exhortó a la legislatura a modificar la ley para que quede claro que tales prácticas son ilegales. El proyecto de ley de la secretaria Letitia James busca precisar el texto de la ley estatal vigente, que prohíbe a los empleadores despedir, amenazar, castigar o discriminar a los trabajadores que denuncien violaciones salariales.

El proyecto de James ampliaría la definición de represalia para incluir las amenazas al estatus inmigratorio de la persona. Las penas serían de hasta tres meses de prisión y una multa de 20.000 dólares. “El estado de Nueva York fue construido por inmigrantes y siempre se ha presentado orgullosamente como un faro de esperanza y oportunidad, no importa dónde naciste”, dijo la demócrata James. “Si el presidente Trump quiere satanizar a los inmigrantes y los empleadores inescrupulosos quieren explotarlos, estamos dispuestos a combatirlos”.

En su discurso del Estado de la Unión el martes, Trump renovó su reclamo de fondos para un muro fronterizo y presentó a la inmigración ilegal como una amenaza a la seguridad personal y económica de los estadounidenses. La semana pasada, una empleada de limpieza en el club de golf del presidente Donald Trump en Nueva Jersey dijo que un supervisor la amenazó con deportarla si denunciaba las condiciones de trabajo presuntamente abusivas.

La Organización Trump dijo que investigó las denuncias de la mujer y que son “absolutamente falsas”. “Apenas nos llamaron la atención sobre estas denuncias, realizamos una investigación exhaustiva”, dijo la empresa. “No se hallaron pruebas que fundamenten estas denuncias”.