Deportes

Hugo Dellien, el hombre que después de 35 años devolvió a Bolivia al mapa mundial del tenis

El tenista boliviano Hugo Dellien juega un partido de la primera ronda del torneo de Roland Garros contra el indio Prajnesh Gunneswaran el 26 de mayo de 2019 en París. AFP / Thomas Samson

¿Cómo Hugo Dellien, boliviano, actual 86º del ránking ATP en la lista publicada este lunes, llegó al tenis en un país sin gran tradición en este deporte? Su compatriota Mario Martínez, que también llegó a jugar el Abierto de Estados Unidos, sorprendió llegando a la tercera ronda en Roland Garros en 1983, su mejor actuación en un grande.

PARÍS, Francia. 29 mayo 2019 (AFP) — Hugo Dellien cumplió el lunes uno de sus sueños. Debutó en el cuadro principal de un Grand Slam y lo hizo con victoria en la primera ronda de Roland Garros, consiguiendo el primer triunfo de un jugador de su país en un torneo grande de tenis desde hace 35 años. Mario Martínez, que también llegó a jugar el Abierto de Estados Unidos, sorprendió llegando a la tercera ronda en Roland Garros en 1983, su mejor actuación en un grande.

Desde la época de Martínez, Bolivia había estado ausente de la primera línea de los torneos de tenis más importantes, al contrario que vecinos como Argentina, Chile o Brasil, que sí conseguían frecuentemente contar con representantes. ¿Pero cómo Hugo Dellien, actual 86º del ránking ATP en la lista publicada este lunes, llegó al tenis en un país sin gran tradición en este deporte?

“Tengo un tío que jugaba al tenis. Soy de Trinidad, una ciudad pequeña, donde puedes jugar al fútbol o estar en el club de tenis. Yo me apunté al club, pero para hacer todos los deportes. Era casi una guardería”, sonríe el tenista de 25 años con cierta timidez ante la expectación de la prensa internacional por su historia, tras su victoria del lunes en Francia. Su primer partido en el cuadro principal en París fue visto y no visto: un rapidísmo 6-1, 6-3 y 6-1, en apenas 75 minutos, para deshacerse del indio Prajnesh Gunneswaran, 88º del mundo.

Confirmaba así las buenas sensaciones de los últimos meses, donde se ha empezado a acostumbrar a compartir torneos importantes con las principales figuras. Mientras hablaba en la zona de entrevistas, Roger Federer hablaba en la sala de al lado, también tras ganar el debut en este Roland Garros. “Al principio me daba vergüenza verlos. Son ídolos, no sabes qué hacer. Con el correr de los torneos ya todo se hace más familiar”, explica sobre cómo es pasar de admirar a Rafa Nadal o Novak Djokovic a cruzarse con ellos en los torneos.

El camino a la élite del tenis no ha sido fácil. “Con 13 o 14 años decidí que quería jugar. Me fui a vivir a otra ciudad distinta a la mía, a Santa Cruz. Y con 18 años me fui a Argentina, para buscar entrenadores más profesionales. Son ya seis o siete años de trabajo duro”, explica.

RETIRADA TEMPORAL

“En 2017 estuve un año parado por falta de apoyo. Decidí retirarme del tenis y luego decidí volver. Me di cuenta de muchas cosas, había mucha gente pendiente de mí”, sentencia. Las comparaciones en los últimos meses con Mario Martínez, el mejor tenista boliviano de todos los tiempos, son evidentes desde hace meses. Martínez, que después de su carrera se dedicó a la formación de jóvenes talentos en Florida, tuvo después un triste epílogo en el tenis, al ser condenado por abuso sexual y encarcelado en Estados Unidos.

En aquel Roland Garros de 1983, el mítico Ivan Lendl le cortó el paso en la tercera ronda, que es el objetivo de Dellien en esta ocasión, aunque su rival en la segunda ronda fue muy complicado, el griego Stefanos Tsitsipas, sexto del mundo. Dellien tuvo la oportunidad de jugar recientemente ante dos ‘Top 10’ ante los que perdió, pero a los que obligó a esforzarse, Kei Nishikori en Madrid y Alexander Zverev en Ginebra, por lo que se siente preparado para dar la gran sorpresa.

“El tenis está muy parejo. Con los resultados que he tenido últimamente, puede pasar”, afirmó Dellien, que no pone límites a su rápida profesión.