News

Gobierno de Uruguay no concedió el asilo político al expresidente peruano Alan García

Alan García sale del Ministerio Público en Lima, donde fue citado por una investigación por presuntos delitos de corrupción.

Esta mañana el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, acompañado de su canciller Rodolfo Nin Novoa, anunció en Montevideo que su gobierno le negó el asilo político al expresidente peruano Alan García Pérez, porque su caso no se trata de una “persecución política” sino, más bien, de una investigación fiscal por delitos comunes.

MONTEVIDEO, Uruguay. 3 dic. 2018 (Biz Republic) — Esta mañana, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez brindó una conferencia de prensa junto con su ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, para hablar del pedido de asilo político que realizó a Uruguay el expresidente peruano Alan García Pérez, investigado en su país por graves delitos de corrupción. “No concedemos el asilo político al señor Alan García”, comunicó el mandatario. “En Perú funcionan libremente los tres poderes del Estado”, agregó el dignatario uruguayo.

Tabaré Vázquez realizó un repaso por este caso, que “en los últimos días cobró especial importancia”, dijo. Y agregó que el gobierno uruguayo leyó y estudió el material que el Gobierno del Perú envió días atrás. Señaló que la decisión fue tomada por su gobierno “por consideraciones estrictamente jurídicas”. El presidente sostuvo que las investigaciones realizadas concluyen que el caso de García Pérez no es “persecución política”.

Alan García permanecía en la residencia del embajador de Uruguay en Lima, Carlos Barros, desde el 17 de noviembre, cuando presentó la solicitud de asilo a las pocas horas de que un juez le impidiese abandonar Perú por 18 meses para asegurar su presencia en el proceso, dado que reside en Madrid desde 2016. Sin embargo, García Pérez ya abandonó la casa diplomática ubicada en el distrito limeño de San Isidro y se encuentra actualmente con paradero desconocido.

Alan García salió a las 8 de la mañana de la casa diplomática uruguaya, oculto en un vehículo Toyota Yaris alquilado, de color plata metálico, lunas polarizadas y placa ALI-660, perteneciente a la empresa Peru Rent a Car & Other Services S.A.C. Los periodistas vieron salir el vehículo de la cochera del embajador Carlos Barros pero a la distancia no notaron al voluminoso Alan García en su interior, por lo que se presume que el escurridizo exmandatario peruano se encontraba echado en el asiento posterior para no ser visto por la prensa, que hacía guardia en los exteriores de la residencia diplomática uruguaya.

Tabaré Vázquez, recién a las 8:15 de la mañana, dijo que el exmandatario peruano deberá abandonar la residencia “por sus propios medios”, habida cuenta de que García Pérez no tiene orden de detención y puede circular libremente por el territorio peruano sin riesgo alguno, ya que en Perú no existe una “dictadura chavista” como alega Alan García.

“De la misma forma en que entró, tiene que salir”, afirmó Tabaré Vázquez. En cuanto se le comunique la decisión de la Presidencia y Cancillería uruguaya, el expresidente peruano debe “retirarse inmediatamente” de la casa del embajador uruguayo en Lima, Carlos Barros. El canciller Rodolfo Nin Novoa, en tanto, explicó que la decisión tomó en cuenta que “no es lícito conceder asilo a quienes se encuentren investigados por delitos comunes”.

La Justicia peruana quiere determinar si el expresidente García Pérez habría aceptado sobornos de Odebrecht a cambio de que se le adjudicara un contrato para la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima, durante su segundo mandato (2006-2011). La Fiscalía está investigando sobornos por un total de más de US$24 millones que Odebrecht ha reconocido haber pagado a los sucesivos gobiernos peruanos entre 2005 y 2016.

Vázquez informó que para determinar el rechazo del asilo, se estudiaron más de “1000 hojas” enviadas por el gobierno peruano con información sobre la causa. “Llevamos adelante un profundo estudio de la situación, con el canciller, Rodolfo Nin Novoa, jurídica de Cancillería y el secretario, Miguel Ángel Toma, y prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo”, sostuvo y aseguró que dejaron de lado “otras llamadas y opiniones políticas”.

En los últimos días, congresistas peruanos desfilaron por Montevideo, la capital uruguaya, para realizar gestiones a favor y en contra del expresidente Alan García. Los primeros en llegar fueron cuatro legisladores del izquierdista Frente Amplio de Perú, quienes el jueves iniciaron su ronda de contactos y se reunieron con Javier Miranda y el exdiputado José Bayardi, responsable de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del partido de gobierno, mientras que este viernes fueron recibidos por el nacionalista y presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Gandini.