Cultura

Un festival de danza inclusiva en Miami enseña que “si tienes cuerpo puedes bailar”

Axis, The Reflective Surface. Photo by David DeSilva

El primer Festival Forward Motion, una iniciativa de la compañía Karen Peterson and Dancers (KPD) de Miami apoyada por la Fundación Knight y el Fondo Nacional para las Artes de EE.UU., reunirá del 26 al 29 de septiembre a bailarines profesionales de distintas habilidades, algunos de ellos con muletas y sillas de ruedas.

MIAMI, EE.UU. 24 sept. 2018 (EFE) — “Si tienes cuerpo, puedes bailar”, dice a Efe el bailarín parapléjico puertorriqueño Jean Pablo Crespo Rodríguez, quien participará en Miami en el primer festival anual Forward Motion, de danza inclusiva e integrada. Cuando tenía solo un año, Janpi, como es conocido por sus familiares, amigos y compañeros de la compañía Axis, de Oakland (California), sufrió un accidente que le dejó paralítico.

Desde 2012 la silla de ruedas que usa para moverse le sirve también para bailar. “Poder moverse y sentir el movimiento es vital”, subraya. El primer Festival Forward Motion, una iniciativa de la compañía Karen Peterson and Dancers (KPD) de Miami apoyada por la Fundación Knight y el Fondo Nacional para las Artes de EE.UU., reunirá del 26 al 29 de septiembre a bailarines profesionales de distintas habilidades, algunos de ellos con muletas y sillas de ruedas.

Como señala un comunicado de KPD, es un certamen que “desafía las percepciones artísticas y sociales” acerca del concepto de belleza y específicamente de lo que es “un movimiento bello”. Además de espectáculos de danza para el público en general, el programa comprende una conferencia dirigida a bailarines, personas con discapacidades y especialistas en educación, salud y servicios comunitarios, talleres, clases y debates públicos.

“Lo que estamos haciendo es tratar de cambiar el paradigma de lo que la danza contemporánea puede ser”, señala Karen Peterson, fundadora y directora artística de KPD y del festival. Además de KPD y Axis, se presentan en Forward Motion la londinense Candoco y REVolutions, de Tampa (Florida), reconocidas internacionalmente como referentes de la danza inclusiva o físicamente integrada, cuyos orígenes se remontan a unos 30 años atrás.

Janpi, que entró a formar parte de Axis en enero, bailará en dos de las tres piezas que presentará la compañía de la bahía de San Francisco, que está formada por seis bailarines, tres de ellos con capacidades o habilidades diferentes. Aunque siempre tuvo deseos de bailar, creía, como la mayoría de la gente, que para hacerlo había que ser capaz de caminar. En 2012 venció el miedo al rechazo y empezó a tomar clases de baile en su natal Puerto Rico, alentado por un coreógrafo. Así aprendió a trabajar con su cuerpo y a desarrollar su propia técnica.

Según cuenta con entusiasmo, le apasionó descubrir todas las posibilidades que le brindaba su cuerpo, aunque el proceso “no fue fácil” y se encontró con directores y coreógrafos que no querían que él y su silla de ruedas “afectaran la estética” de sus obras. Ver en internet algunas de las coreografías con bailarines en sillas de ruedas de la compañía Candoco le iluminó y le hizo viajar a Londres para participar en sus talleres.

También viajó a Miami para conocer a KPD y a Oakland para participar en talleres de Axis, pero hasta que se le abrió la oportunidad de trabajar en esta última compañía no tenía expectativas de bailar profesionalmente. El bailarín Oscar Trujillo, de origen cubano, formó parte de compañías de danza tradicionales antes de entrar en KPD, donde dos de los cinco integrantes del elenco usan sillas de ruedas.

Según dice a Efe, en toda compañía de danza hay que buscar el punto de equilibrio entre bailarines de distintos tamaños, pesos y habilidades. En la danza inclusiva los problemas son diferentes, hay que manejarse y “crear la estabilidad” de manera diferente. Al igual que Janpi, Trujillo cree que la danza inclusiva “abre el pensamiento”, porque hace visible “a una parte de la humanidad” que habitualmente no se ve en los escenarios de danza.

Además, desde un punto de vista exclusivamente artístico y visual es “impactante”, dice Trujillo, quien destaca que, aunque los temas de las obras no son necesariamente “políticos”, este movimiento en favor de la inclusión sí lo es. “Estamos viviendo un momento de cambio en la Humanidad. Esta es una de las cosas que puede abrir una puerta al cambio”, dice Janpi.

El bailarín puertorriqueño está seguro de que el público “va a disfrutar” la elevada calidad y el atractivo de los espectáculos del festival Forward Motion y augura que habrá nuevas ediciones. Janpi es consciente de lo que puede hacer desde el escenario por los que como él tienen capacidades distintas. “Se puede seguir creciendo con discapacidad” —afirma contento de poder bailar— y a la vez hacer “algo por un mundo mejor”.