Latinoamérica

Gobierno de Estados Unidos sanciona al círculo cercano del autócrata Nicolás Maduro

Venezuela's President Nicolas Maduro speaks during a meeting with ministers at Miraflores Palace in Caracas, Venezuela September 24, 2018. Miraflores Palace/Handout via REUTERS

Entre los funcionarios de Nicolás Maduro sancionados por la Administración Trump están la primera dama Cilia Flores, la vicepresidenta Delcy Rodríguez y los ministros Vladimir Padrino y Jorge Rodríguez. Maduro depende de su círculo cercano para mantener el control del poder, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

CARACAS, Venezuela. 25 sept. 2018 (AP) — La administración de Donald Trump aplicó el martes nuevas sanciones contra integrantes del círculo cercano del presidente venezolano Nicolás Maduro, entre ellos la primera dama Cilia Flores, la vicepresidenta Delcy Rodríguez y los ministros de Comunicación y Defensa, por denuncias de corrupción.

El Departamento del Tesoro anunció en un comunicado los nuevos sancionados e indicó que como parte de las acciones también se congeló un jet privado valuado en 20 millones de dólares perteneciente a una persona presuntamente vinculada con el presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello.

Entre los sancionados figuran el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez —hermano de la vicepresidenta—, el de Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, el empresario Edgar Sarria Díaz y el piloto José Omar Paredes y las empresas Averuca C.A., Panazeate SL, y Quiana Trading Limited, vinculadas a Sarria Díaz y al empresario Rafael Sarria, quien también fue sancionado recientemente por Washington y es vinculado a Cabello. Tras el anuncio de las sanciones, Trump expresó que Venezuela es una “verdadera tragedia humana y queremos verlo arreglado”.

Al defender las medidas el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, indicó en un comunicado que Maduro depende de su círculo cercano para mantener el control del poder, ya que su “régimen sistemáticamente saquea lo que queda de la riqueza de Venezuela” y sostuvo que Washington continuará aplicando sanciones para imponer un costo financiero a los responsables del “trágico declive de Venezuela” y a las redes y hombres que se usan para “enmascarar su riqueza ilícita”.

La tensión entre Caracas y Washington, que están sin embajador desde 2010, se intensificaron en los últimos meses luego de que el gobierno estadounidense sancionó a más de media docena de funcionarios, entre ellos a Maduro, a raíz de la instalación en agosto de 2017 de la Constituyente, que fue objetada por más de una veintena de países.

Asimismo, la Casa Blanca impuso el año pasado sanciones financieras a Venezuela que incluyen la prohibición a los bancos estadounidenses de realizar nuevas transacciones con el gobierno y la corporación Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), las operaciones con bonos y el pago de dividendos al gobierno por parte de Citgo, la filial estadounidense de la empresa petrolera estatal venezolana.