Global Trade

Gobierno de Estados Unidos presiona a la OMC para no considerar a China país en desarrollo

In this May 22, 2019, photo, President Donald Trump speaks in the Rose Garden of the White House in Washington. (AP Photo/Evan Vucci)

La Casa Blanca divulgó un memorando en el que asegura que “cuando los países más ricos esgrimen la condición de país en desarrollo dañan no solo a otras economías desarrolladas, también a economías que requieren verdaderamente un tratamiento especial y diferencial”.

WASHINGTON, EE.UU. Julio 28, 2019 (EFE) — El presidente estadounidense, Donald Trump, renovó este viernes sus ataques a la Organización Mundial de Comercio (OMC) por permitir que países “ricos” se definan como “en desarrollo” para contar con “tratamiento especial”, en referencia directa a China. “La OMC es un FRACASO cuando los países más RICOS del mundo aseguran ser países en desarrollo para evitar las reglas de la OMC y conseguir tratamiento especial. ¡No más!”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

El mandatario agregó que había instado al Representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, “a tomar medidas para que los países dejen de engañar al sistema a expensas de EEUU”. Las nuevas críticas se producen días antes de que Lighthizer y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, viajen a China para retomar las conversaciones comerciales con el gigante asiático. A la vez, la Casa Blanca divulgó un memorando en el que asegura que “cuando los países más ricos esgrimen la condición de país en desarrollo dañan no solo a otras economías desarrolladas, también a economías que requieren verdaderamente un tratamiento especial y diferencial”.

“China ilustra de manera dramática este punto”, indicó la nota. De no haber cambios en 90 días, la Casa Blanca advirtió que no tratará más a un país de la OMC como economía en desarrollo si EEUU considera que “lo hace de manera inapropiada para buscar beneficios” en las negociaciones del organismo. Desde su llegada a la presidencia en enero de 2017, Trump ha lanzado una agresiva política de proteccionismo comercial y criticado de manera repetida a China por aprovecharse de ello.

Como consecuencia, ha impuesto varias rondas de aranceles a miles de importaciones chinas al asegurar que el campo de juego comercial con Pekín no es equilibrado. A finales de junio, Trump y el presidente chino, Xi Jinping, acordaron en la reunión del G20 de Japón una nueva tregua a la guerra comercial, por la que Washington frenó la imposición de nuevos gravámenes a China.

El Gobierno de Trump, no obstante, mantiene en vigor sus aranceles del 25% a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares, y China conserva sus gravámenes a las importaciones estadounidenses por un total de 110.000 millones de dólares. Trump había amenazado antes de esa reunión con imponer aranceles de entre el 10% o el 25% a unos 325.000 millones de dólares en importaciones chinas, lo que había alarmado a los mercados internacionales y a numerosas empresas, que temían aumentos de precios en algunos de los productos más cotizados por los consumidores.