Inmigración

Cúcuta, única puerta disponible para intentar el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela

People queue to try to cross into Venezuela from Colombia through the Simon Bolivar international bridge in Cucuta Colombia February 13 2018 REUTERS Carlos Eduardo Ramirez

La oposición venezolana ha dicho que, una vez que los pertrechos estén almacenados en Cúcuta, intentará transportarlos a Venezuela, desafiando al gobierno de Nicolás Maduro, que ha rechazado los ofrecimientos de ayuda de Estados Unidos y otras naciones occidentales.

CARACAS, Venezuela. 4 feb. 2019 (AP) — El líder opositor Juan Guaidó sigue adelante con sus planes para procurar el ingreso de ayuda humanitaria a través de la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta, donde Estados Unidos enviará y almacenará alimentos y suministros médicos destinados a Venezuela. La oposición venezolana ha dicho que, una vez que los pertrechos estén almacenados en Cúcuta, intentará transportarlos a Venezuela, desafiando al gobierno de Nicolás Maduro, que ha rechazado los ofrecimientos de ayuda de Estados Unidos y otras naciones occidentales.

La medida pondrá a prueba a las fuerzas armadas de Venezuela, que están emplazadas del lado venezolano del cruce fronterizo y tendrán que elegir entre obedecer a Maduro o permitir el ingreso al país de los suministros. En la ciudad de 630.000 habitantes está el cruce fronterizo más transitado entre ambos países. Cada día unas 50.000 personas ingresan a Colombia a través de Cúcuta, en su mayoría venezolanos en busca de alimentos, medicinas y tratamiento médico que no pueden conseguir en su país.

Muchos están saliendo de Venezuela para no regresar. Según las Naciones Unidas, 5.000 venezolanos parten de su país cada día para escapar de la crisis económica. Unos tres millones se han ido desde 2015, y de ellos 1,2 millones se han establecido en Colombia. Otros destinos comunes son Perú, Ecuador y Chile. En 2015 Maduro cerró la frontera entre ambos países, argumentando que estaba siendo utilizada por grupos delictivos para contrabandear gasolina barata y alimentos fuera de Venezuela.

Fue reabierta un año después, pero sólo a los peatones. En la actualidad miles de personas ingresan a Cúcuta cruzando a pie dos puentes que unen a los dos países. Los que carecen de los documentos necesarios para ingresar a Colombia utilizan senderos clandestinos y vadean un río que marca la frontera. Se cree que algunos de esos senderos son controlados por contrabandistas y por organizaciones criminales fuertemente armadas, incluyendo el Ejército de Liberación Nacional, una guerrilla colombiana.

Del lado venezolano de la frontera están dos pequeños pueblos, San Antonio y Urena, así como la ciudad de San Cristóbal, de 600.000 habitantes, ubicada aproximadamente a una hora en coche. Los hospitales de allí están desesperados por recibir suministros médicos, y San Cristóbal podría ser uno de los primeros sitios a donde se envíe la ayuda, si se logra que cruce la frontera.

La oposición ha proporcionado pocos detalles sobre cómo planea transportar los suministros al interior de Venezuela. El punto de tránsito más probable es el Puente Internacional Simón Bolívar, el cual es resguardado por tropas venezolanas y colombianas. Varios grupos de ayuda humanitaria ya están presentes en Cúcuta, incluidos la Cruz Roja, el Comité Internacional de Rescate, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR, por sus siglas en inglés) y el Programa Mundial de Alimentos. Hasta ahora, ninguno de ellos ha expresado su interés en participar en la operación de ayuda.