News

Chicago enfrenta una posible huelga conjunta de 35.000 maestros y funcionarios públicos

(AFP/STAFF/GETTY IMAGES)

Las negociaciones con la Alcaldía de Chicago continúan, pero por primera vez el Sindicato de Maestros de Chicago, el personal de apoyo de las escuelas y del distrito de parques de la ciudad han decidido unir fuerzas y amenazar con paralizar sus tareas al mismo tiempo.

CHICAGO, EE.UU. Octubre 2, 2019 (EFE) — Unos 35.000 funcionarios públicos de Chicago, entre ellos maestros de escuelas públicas, anunciaron este miércoles que el 17 de octubre iniciarán una huelga conjunta si no logran respuesta favorable a sus demandas de mejoras salariales. Las negociaciones con la Alcaldía de Chicago continúan, pero por primera vez el Sindicato de Maestros de Chicago, el personal de apoyo de las escuelas y del distrito de parques de la ciudad han decidido unir fuerzas y amenazar con paralizar sus tareas al mismo tiempo.

Como ocurrió por última vez en 2012, unos 360.000 alumnos de escuelas públicas se verían afectados, pero esta vez sus padres no tendrán la alternativa de recurrir a programas de emergencia del distrito de parques para mantener ocupados a sus hijos durante la posible ausencia de los maestros. “Nuestra unidad es nuestra fortaleza, las escuelas no podrán funcionar sin todos nosotros”, declaró el presidente del sindicato de los maestros, Jesse Sharkey al hacer el anuncio.

La fecha del inicio del conflicto fue decidida por una comisión de 800 delegados sindicales, que días atrás recibió el mandato de ir a la huelga de parte de los 25.000 miembros del sindicato de maestros. La Municipalidad, de la que depende la educación pública en Chicago, dijo haber ofrecido un aumento del 16% en un contrato de cinco años, sin incluir los aumentos salariales que reciben anualmente los maestros por antigüedad y estudios realizados.

El sindicato reclamaba 15% durante tres años, aunque afirmó que sus demandas no son solamente salariales, sino que incluyen la solución de otros problemas de personal, como la falta de bibliotecarios, enfermeros y trabajadores sociales. A los maestros se sumarán unos 7.500 empleados de apoyo escolar y otros 2.500 correspondientes al Distrito de Parques de Chicago, representados por el poderoso Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU).

No hubo una reacción inmediata de la alcaldesa Lori Lightfoot ante el anuncio, pero al ser consultada hoy temprano si la ciudad tenía un Plan B en caso de una huelga simultánea de ambos sindicatos dijo: “siempre tenemos planes de contingencia”.