Delante de las banderas de Corea del Norte y Estados Unidos, Donald Trump hace un gesto con la mano izquierda invitando a un sonriente Kim Jong Un a mirar a las cámaras.