News

Estado de California demanda a Juul, el mayor fabricante de cigarrillos electrónicos del país

The face of vaping young man. Photo: stock.adobe.com

El cerco sobre los cigarrillos electrónicos cada vez se estrecha más con prohibiciones a nivel local y estatal y la amenaza del propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de prohibir la comercialización de estos productos a escala nacional.

SAN FRANCISCO, EE.UU. 18 noviembre, 2019 (EFE) — El estado de California presentó hoy una demanda contra Juul, el mayor fabricante de cigarrillos electrónicos del país, alegando que la empresa dirige su publicidad a jóvenes y adolescentes pese a que la venta de estos productos está prohibida a menores de 21 años. “Hemos trabajado demasiado fuerte y destinado nuestro dinero durante demasiado tiempo a la lucha contra el dañino tabaco como para ahora quedarnos quietos mientras perdemos a californianos frente a los cigarrillos electrónicos y la adicción a la nicotina”, indicó al presentar la demanda el fiscal general de California, el demócrata Xavier Becerra.

“Juul adoptó el libreto de juego de la industria tabaquera, con anuncios en los que no prestaba consideración a la salud pública y que se dirigían a públicos vulnerables”, aseguró Becerra. La querella fue presentada conjuntamente por el Gobierno del estado de California, la ciudad y el condado de Los Ángeles, y en ella se asegura que, además de dirigir su publicidad a los jóvenes, en ella “no se alertaba sobre la exposición a productos químicos y sus riesgos para el cáncer, los defectos de nacimiento y los daños reproductivos”.

Además, según los demandantes, Juul no verificaba la edad de los consumidores de su producto y violaba las leyes de privacidad de los menores al conservar sus direcciones de correo electrónico y usarlas para enviarles publicidad. En concreto, la querella critica que el fabricante publicitase sus sabores de mango, menta, crema y pepino, especialmente populares entre adolescentes.

El cerco sobre los cigarrillos electrónicos cada vez se estrecha más con prohibiciones a nivel local y estatal y la amenaza del propio presidente del país, Donald Trump, de prohibir la comercialización de estos productos a escala nacional. La semana pasada, los gubernamentales Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) publicaron un informe en el que elevaron a 42 las personas fallecidas hasta la fecha en EE.UU. por daños en los pulmones causados por el consumo de cigarrillos electrónicos, así como más de 2.000 casos de lesiones pulmonares no letales.