Beauty

Brochas de maquillaje son un elemento indispensable… pero no siempre sabemos cuál usar

Maquillarse no es tarea sencilla. La forma en la que nos aplicamos los cosméticos es un apartado importante para conseguir que el resultado sea el deseado.

MADRID, España. 29 abr. (EFE Estilo) — Maquillarse no es tarea sencilla. La forma en la que nos aplicamos los cosméticos es un apartado importante para conseguir que el resultado sea el que deseábamos en un principio. Aunque las consideremos un elemento ajeno, las brochas son la “herramienta más importante porque nos permite hacer mejor lo que queremos conseguir” de todo el proceso, comenta Silvia Pellissa, maquilladora de Nyx Professional.

Una afirmación con la que está de acuerdo Ruth Castellote, de Kiko Cosmetics, encargada de hacer que la experiencia del cliente en tienda sea lo más satisfactoria posible. Ambas maquilladoras aseguran que 5 brochas son el kit esencial para un buen maquillaje.

1. La herramienta es “súper importante”, también la técnica y “desde luego el producto. Es una combinación a tres, la una sin la otra se queda coja”, apunta Silvia Pellisa. ¿Cuál es la mejor y para qué? Depende de cada uno y del profesional. “Por ejemplo —dice— yo utilizo mucho una de labios que inicialmente no es para labios”. Ruth Castellote indica que las de pelo de marta son “naturales, súper apreciadas, pero carísimas”, de ahí que recomiende las de pelo sintético o mixtas.

2. Silvia Pellissa considera que en casa el básico lo constituyen 5 brochas. “Pero todo depende del look que se hagas”. Dos “mínimo” para los ojos, para difuminar las sombras, y propone incluso tres, para evitar transferencias entre tonos claros y oscuros. Otra para rostro, una de aplicación de fondo de maquillaje y otra para polvo de maquillaje. “Esta última se puede utilizar para el colorete.

Por otro lado, la formadora de Kiko Cosmetics apunta que la brocha de pelo artificial es la indicada para productos cremosos y fluidos. “Con la yema de los dedos desperdicias más producto y queda peor”, e indica que la brocha a utilizar, en este caso, es la conocida como “mofeta”, con pelo muy abierto y punta blanca. “Todo depende de la cobertura que se quiera”.

LABIOS TAMBIÉN NECESITAN BROCHA

Para labios es necesario otra, incluso si se trata de barra de labios. “Hay una diferencia abismal una vez aplicada si se hace con brocha. Supermegabásica”, añade la maquilladora de Nyx Professional. Ruth Castellote desvela su gusto por delinear los labios para que “quede bonito” con una brocha fina, pero con cierta rigidez, “porque si es muy blanda no consigues precisión”.

3. Las maquilladoras recomiendan limpiar las brochas, aunque no se cambie de color, con un limpiador específico o bien con una toallita húmeda. “Si cambias de color de labios o la base de crema de maquillaje, o bien el tono del colorete es más que recomendable, para que el tono no se mezcle y como consecuencia salga un color que no quieres”, comenta Silvia Pellissa. También aconseja utilizar una pastilla de jabón de coco y “secarlas en horizontal para que no entre agua en el mango”.

Ruth Castellote también confirma que una brocha sucia “es un foco de bacterias” y, además, una buena limpieza permite que duren más tiempo, por lo que recomienda una limpieza con spray para que el pelo no se “apelmace” y, en el caso de la mofeta, “utilizar un jabón neutro y un limpiador específico de brochas”.

LO BARATO ES CARO

4. Lo barato es caro. Es una de sus máximas. “No es recomendable adquirir lo más barato del mercado porque, o bien pica o el pelo se cae sobre el rostro”. Lo mejor es recibir un asesoramiento mínimo por parte de un profesional, porque quizá “lo que crees ideal no es lo que necesitas”.

5. Rutinas. En ese sentido, ambas profesionales recomiendan saber con seguridad cuáles son tus hábitos de maquillaje para decidir cuántas brochas debes disponer en tu neceser. “Si no necesitas una brocha para polvos, invierte en ojos”, apunta Silvia Pellissa. “Hay que ir introduciendo la herramienta poco a poco” para crear la necesidad. Pero la elección depende del producto y del fin para el que se utilice. “No es lo mismo un gloss traslúcido que un rojo mate”, dice la maquilladora.

Para las formadoras de Júlia, el resultado final del maquillaje depende de qué instrumental utilicemos y añaden que las brochas más utilizadas son las planas y tupidas, “lo suficientemente firmes para extender de manera uniforme las bases líquidas”. Recomiendan comenzar con la base de maquillaje fluido para continuar con el corrector, “una brocha que llega a todas las áreas”; aconsejan un pincel para difuminar el corrector  que cubra imperfecciones y ojeras.