Deportes

Barcelona cayó por goleada en final de la Champions League femenina ante el poderoso Lyon

Alexia Putellas trata de impedir el avance de la francesa Wendie Renard durante la final de la Liga de Campeones femenina entre el FC Barcelona y el Lyon, disputada el sábado 18 de mayo en Budapest. AFP / Tobias Schwarz

Que el Barcelona lograra derribar a las eternas campeonas de Francia (13 ligas consecutivas) en la final de la Champions femenina entraba de lleno en el terreno de lo onírico. Recibió cuatro goles en la primera media hora. El Olympique de Lyon quizá sea uno de los mejores equipos que haya existido siempre.

BUDAPEST, Hungría. 19 mayo 2019 (AFP) — A tres semanas del Mundial de Francia, un baño de realidad. El Barcelona cayó con estrépito (4-1) ante el Lyon en la final de la Liga de Campeones femenina, una lección que debe servir de aprendizaje para sus futbolistas, que forman la columna vertebral de la selección española. “Independientemente de cómo quedemos, vamos a mostrar nuestro fútbol, y en la selección jugamos similar. Esta final para nosotras es solo el principio. El futuro solo puede ser bueno”, avisó en la previa la capitana azulgrana, Vicky Losada, también integrante de la Roja.

En media hora, las jugadoras dirigidas por Luis Cortés entendieron el concepto de alto nivel: presión física, claridad de ideas y de conceptos, calidad técnica y eficacia clínica. Seis tiros entre los tres palos en media hora y cuatro goles. “Están diez pasos por delante del resto. Tienen las mejores jugadoras en cada posición”, reconoció Cortés.

‘NOS AVASALLARON’

“Nos avasallaron nada más empezar, no supimos cómo frenarlas, y nos nos queda más que estar contentas por haber dado la cara”, señaló Sandra Paños, arquera del Barça y de España, que llegaba a la final sin haber concedido goles en las tres rondas precedentes. El Lyon cuenta con siete jugadoras de la selección anfitriona del Mundial, entre ellas Wendie Renard, Delphine Cascarino, Amandine Henry y Eugénie Le Sommer, cuyo objetivo declarado es levantar el título en casa.

“Es importante llegar a la selección habiendo ganado todos los títulos posibles. No me veía llegando tras perder. Es una ventaja psicológica, también una señal, porque la selección tiene un gran esqueleto del Lyon”, explicó la capitana del equipo, la imponente central Renard, con seis Champions ya en su armario. Situación inversa para la Roja. Además de Paños y Losada; Marta Torrejón, Mapi León, Andrea Pereira, Leila Ouhabi, Alexia Putellas, María Candeltey y Aitana Bonmatí formaron parte de la concentración del equipo en abril, a las que se podría unir Patricia Guijarro, que recibió el alta médica el sábado tras varios meses lesionada.

Jorge Vilda, el seleccionador español, ofrecerá su lista definitiva el 20 de mayo. La concentración comenzará el 27. Luego llegará el último amistoso, el 2 de junio ante Japón, y el debut en el Mundial, el 8 frente a Sudáfrica en Le Havre. ¿La derrota ante Francia será un golpe anímico o una lección a aplicar en el Mundial francés? En su conferencia de prensa, Cortés dijo que el Lyon “supo jugar con el aspecto mental”. El equipo francés disputó su octava final en una década (seis triunfos) y el Barcelona debutaba.

El logro del equipo azulgrana, “histórico”, según entrenador y jugadoras, fue la última noticia de un fútbol femenino español que ha experimentado un espectacular acelerón en los últimos meses, a diferencia de francés, instalado en la élite desde hace años.

‘MÁS RÁPIDO, FÍSICO Y DIRECTO’

“Parece que esperaban a que me fuera yo, ahora es cuando más ha mejorado”, bromeaba hace unas semanas en una entrevista con la AFP Irene Paredes, una de las capitanas de España y del PSG, por el que fichó hace tres años. Hace escasos meses, Atlético y Barcelona citaron a 60.000 espectadores en el estadio Metropolitano, récord mundial entre clubes femeninos. A esta cifra se unen grandes patrocinadores, venta de los derechos televisivos y un espacio mediático que se multiplica.

Pero en lo deportivo, España, que jugará por segunda vez un Mundial tras debutar en Canadá 2015, debe consolidarse en la élite. “Estamos entre las 10 o 12 mejores selecciones, hay unas que están un escalón por encima, pero a un partido podemos competir con cualquiera”, señaló el viernes a la AFP el presidente de la Federación Española, Luis Rubiales. “El fútbol francés es más rápido y físico, más directo, ahora soy mejor jugadora”, vaticinaba Paredes. Ahora la legión azulgrana de la Roja también conoce la lección.