Inspiring

Sursudanesa Adut Akech pasó de un campo de refugiados a trabajar con el káiser de la moda

Model Adut Akech presented a wild Versace creation of swirling colors topped by a hood on the Fall 2018 catwalk - Feb 23, 2018.

Adut Akech es una refugiada con un gran estilo. La joven de casi 19 años nació en lo que hoy es Sudán del Sur, pero pasó su vida hasta los seis años en un campo de refugiados de Kenia. Ahora es ciudadana australiana y una de las musas de la marca Chanel.

MADRID, España. 3 septiembre, 2018 (EFE) — Chanel nunca ha dejado indiferente a nadie en cuanto a lo que a sus musas se refiere. Sus modelos los han portado “tops” como Claudia Schiffer, Keira Knightley o la hija de Cindy Crawford, Kaia Gerber, una de sus últimas incorporaciones. Junto con esta última se ha subido a las inspiradoras de la “maison” Adut Akech, una sursudanesa-australiana que se ha convertido en uno de los rostros indispensables para Karl Lagerfeld.

Una refugiada con un gran estilo. La joven de casi 19 años nació el día de Navidad en lo que hoy es Sudán del Sur, pero pasó su vida hasta los seis años en un campo de refugiados de Kenia. Con esa edad se marchó junto a su madre y sus cinco hermanos a Australia, donde comenzó la escuela y adquirió la condición de refugiada de la que no siente ninguna vergüenza y afirma sentirse “muy orgullosa de serlo”, según recoge el medio británico “The Guardian”.

Aprendió a escribir gracias a su hermana mayor, la única que tenía la posibilidad de ir al colegio en el campo de refugiados, porque era un privilegio muy caro y no se podían permitir enviar más niños a la escuela. Lleva poco tiempo en la industria, desde el 2016, cuando Yves Saint Laurent la fichó por dos temporadas hasta que el káiser de la moda, Karl Lagerfeld, la reclutó como otra de sus musas en Chanel.

La ciudadana australiana ha abierto y cerrado los dos últimos desfiles de la marca, lo cual la convierte en uno de sus maniquíes más deseados. Además, ha sido la segunda modelo de tez morena en cerrar el show vestida de novia. Según la revista “Vanity Fair”, fuentes de la firma aseguran que la han elegido para representar el “allure” de Chanel que significa tener encanto, provocar fascinación en la gente, manteniendo la elegancia y modernidad y ofreciendo códigos de una feminidad innovadora, firme y evidente.

Ella también ha sido portada de la revista “Vogue” y se ha convertido en la protagonista de la campaña de la empresa Zara de este verano.